Hubo una cobertura total del primer día de Francisco en Washington. La televisión, transmitió tanto comentarios emotivos como fríos análisis. El Fiat 500L utilizado por el Papa Francisco se convirtió en un símbolo de todo lo que es virtuoso y humilde, aunque ese vehículo es muy feo.

 

A diferencia del vehículo del Presidente Obama, “La Bestia”, que cuesta alrededor de $ 1 millón, el valor de este pedazo de metal y cristal ( Fiat 500L) parte  en torno de $ 20.000.

Como era de esperar, hubo algunas opiniones discrepantes en medio de la genuflexión medios. “Francisco tiene una irritante costumbre de decir cosas ignorantes y destructivas sobre la economía y la política pública”. (National Review)

 Pero el miércoles fue sólo un calentamiento para lo que estaba por venir, es decir, el discurso ante el Congreso y luego la llegada a la ciudad de Nueva York y Filadelfia. El Papa estuvo presente toda la mañana del miércoles en los medios de comunicación de televisión. La noticia preponderante era la visita a la Casa Blanca. Dondequiera que veíamos, allí estaba él, reconociendo los peligros del cambio climático y ridiculizando la desigualdad en uno de sus discursos más largos en idioma Inglés: ABC, CBS, NBC, CNN, MSNBC, Fox News Channel, incluso CNBC y Fox Business Network.

Como mencionamos, hubo comentarios emotivos y análisis fríos. , incluso en Fox, donde muchos espectadores seguramente no estaban de acuerdo con opiniones inequívocas de Francisco sobre el cambio climático, y también con otros temas.

El pastor Smith, incondicional de Fox, dijo: “Se siente como el tipo de cosas que usted puede escuchar en un domingo [en la iglesia]: ‘Tome en aquellos que lo necesitan, proteger las cosas que Dios nos dio. Ser buenos administradores, vivir honorablemente y hacer lo correcto. ““Estoy seguro que la gente va a encontrar algún defecto en algún punto”, dijo Smith en lo que seguramente era un eufemismo cuando se trata de sólo su propio público. “Pero creo que me hizo algo bueno.” “La mayoría de los conceptos provenían de un lugar bastante bueno.”

Chris Cuomo en CNN habló del mensaje del Papa sobre “tolerancia e inclusividad” comprendiendo tanto a la política de izquierda y como a la de derecha. “Cuando habló, el silencio cobro intensidad”, dijo Cuomo.

“Puede ser una multitud partidaria pero es una multitud orgullosa”, dijo Terry Moran, jefe de corresponsales extranjeros de la cadena ABC. Y si ya hay un comprensible símbolo para los medios, es el pequeño Fiat 500 de Francisco.

Para Norah O’Donnell, periodista de CBS, es evidente que Francisco quiere “una iglesia más simple” y la intención de “centrarse en el elemento más pastoral” de la iglesia.

Su colega Major Garrett caldeo la mañana, al llevar los comentarios de Francisco al plano de la política. Por un momento, la admiración reflexiva se transformó en lo que los del Departamento de Estado interpretaban como la realpolitik a sangre fría. Garrett habló de cómo la Casa Blanca explotará su coincidencia con Francisco respecto al cambio climático, sobre todo cuando estamos en las vísperas de la conferencia internacional sobre el cambio climático.

El mensaje de Francisco, que podría haber dejado sorprendidos a católicos que niegan el cambio climático, es “completamente coincidente con el mensaje político del presidente,” subrayo Garrett.  Como mínimo, hay una sincronía entre visita a Estados Unidos del Papa y la agenda de Obama en una variedad de temas, en particular el medio ambiente y la inmigración.

Pero, por supuesto, la amplia cobertura no significa que EUA no poseía otras opciones, especialmente en el universo cable. Mientras Francisco hablaba, ESPN tomo otra cobertura. Estuvo entrevistando al adusto entrenador de los New England Patriots, Bill Belichick, ofreciendo respuestas minimalistas en una conferencia de prensa del próximo juego del equipo.

Eso probablemente no fue demasiado bueno.

James Warren

http://www.poynter.org/news/mediawire/374686/popemania-in-full-swing-for-media-at-white-house-stop/

A continuacion una interpretación menos pragmática y más espiritual dentro de lo político, del autor  Kevin D. Williamson, del National Review.

El pontífice presenta un desafío. Él no era el Mesías que esperaban. Hay muchos (muchísimos) análisis de la competencia de la vida de Jesús, de lo que pasó y lo que significaba, y algunos de ellos son, inevitablemente, políticos.

Muchos estudiosos sostienen que los judíos rechazaron pretensión de ser el Mesías porque esperaban un líder político y militar, un gran libertador que los conduciría poner fin a la odiada ocupación romana y restaurar la soberanía judía sobre Israel. Poncio Pilatos y Herodes ambos parecen haber quedado perplejos por la propia comprensión de Jesús respecto a su propia realeza – “Mi reino no es de este mundo” – porque tenían sólo un modelo de la monarquía a su disposición intelectual. Para ellos, un reino que no sea de este mundo era un concepto carente de significado.

En todo caso, el Evangelio de Lucas encuentra a Jesús interpretando lo contrario de una buena política, lo que refuerza la posición romana y la posición de Herodes, al mismo tiempo, haciendo la paz entre los dos hombres.

 Como informa Lucas: “Herodes y Pilato se hicieron amigos entre sí aquel día. Porque antes estaban enemistados”. Francisco no es el Mesías, sino que simplemente el jefe burócrata en su servicio. Él está muy en el mundo y es del mundo, y él debe forzosamente tratar con el mundo y sus realidades. Pero el reino que sirve no es de este mundo.

Francisco se comunica a gran parte del mundo a través de Twitter (pontifex), por este medio recientemente envió una solicitud que es característico del hombre y de su estilo de público: “Les pido que se unan a mí en la oración por mi viaje a Cuba y los Estados Unidos. Necesito sus oraciones”.

La respuesta a esta solicitud, sobre todo desde la derecha, era desalentador. “Yo ruego por los que están en las mazmorras castristas cuyo sufrimiento cruelmente ha ignorado, escribió un crítico. “Ha perdido su autoridad moral.”

Otros, al parecer sin darse cuenta del ministerio real del Papa Juan Pablo II, afirmaron que el predecesor santo de Francisco nunca se habría reunido con matones comunistas como los Castro.

En realidad, el Papa Juan Pablo II visitó Polonia muchas veces cuando estaba bajo la ocupación comunista, y se reunió con Wojciech Jaruzelski, el proxy Soviética brutal que gobernó Polonia en el momento, que se había impuesto la ley marcial, encarcelado unos 10.000 opositores políticos, y asesinó a menos 100 para una buena medida.

El Papa tenía alguna esperanza de que Jaruzelski, que había sido bautizado en la Iglesia Católica, con el tiempo volviera al redil. Lo hizo, a su manera. En la misa funeral de Jaruzelski, uno de los primeros hombres que había arrojado en la cárcel, el líder de Solidaridad, Lech Walesa, se arrodilló en la primera fila. Pero esos eran tiempos heroicos. En actualidad los tiempos más miserables.

http://www.nationalreview.com/article/424467/pope-francis-economics-public-policy-fallible