Twitter es un cementerio. Poblados por fantasmas. Yo los llamo los “istas”. Periodistas retweeting periodistas… activistas retweeting activistas… economistas retweeting economistas… de vez en cuando una gran guerra estalla entre este grupo de “istas” pero nadie escucha… porque todo el mundo parece estar apurado.

¿Qué pasó en Twitter? Es un misterio,…no.

Para entender lo que realmente pasó, vamos a examinar lo que no se hizo. Competencia.

Aquí está mi pequeña teoría, en una palabra: Abuso. Y aún más, yo voy a sugerir en este breve ensayo que abusan, no para hacer dinero, es el gran problema que tiene la tecnología y los medios de comunicación. El problema del abuso es el mayor desafío que enfrenta la web hoy en día. Es mayor que la censura, regulación o monetización. Es un problema de magnitud asombrosa y a escala épica, y peor aún, es caro: es un problema que no se puede solucionar con arreglos simples, de tecnología: remendar un código, o concretando actualizaciones.

Para explicar, permítanme ser claro lo que quiero decir por el abuso. No me refiero sólo a las obvias: violenta amenazas. También me refiero a las disputas sin fin, la atmósfera general de pequeñas violencias que impregnan la web social… y el hecho de que la persona promedio no puede hacer nada al respecto.

Alguna vez glorificamos a Twitter como una gran plaza de la ciudad global, un ágora brillante donde todo el mundo podía reunirse para conversar. Pero yo nunca he estado en una plaza de la ciudad donde la gente pueda empujar, burlar, matonear, gritar, acosar, amenazar,… por espiar una conversación que no era propia… para aliviar su propia rabia existencial … sus sueños rotos … y ni siquiera se puede llamar a un policía. Twitter podría haber sido una plaza de la ciudad. Pero ahora es más como un borracho, vomitando.

Y si bien hay personas que gustan de bucear en las desgracias ajenas, probablemente no son el público al que quiere tratar de conseguir una compañía que cotiza en bolsa mil millones de dólares, que busca contribuir a cambiar el mundo.

La web social se convirtió en un lugar brutal desagradable. Y eso es porque las empresas que lo componen, simplemente, no se limitan a tomar al abuso en serio… realmente no lo consideran en absoluto. Aquí está la cruda verdad: los directivos empresarios lo ven como periférica a sus “modelos de negocio”, una molestia menor, sin duda no vale la pena invertir en la solución, porque de ellos es el gran esfuerzo de … vender más anuncios.

Están equivocados. Nada podría estar más lejos de la verdad. Abuso está matando a la web social, y por lo tanto no es periférica a los modelos de negocio en Internet – es central. Tiene efectos significativos: les da un punto de inflexión, la gente simplemente dejar de usar una red, y marcharse… y eso parece ser lo que está pasando con Twitter. Abuso es tan central en tecnología que conecta a las personas como si vendieran carne de res que está contaminada con salmonella. Es una industria que alimenta personas. Por el simple hecho es que nadie quiere soportar improperios de gente que ni conocen ni saben lo que dicen.

¿Que realmente sucede en Twitter estos días? Las personas están auto-ordenados en camarillas, grupos, tribus. El propósito de las tribus es defender sus creencias, sus costumbres, su cultura – sus formas de ver el mundo. El mundo digital se divide en “istas” – no importa lo que, de verdad, economistas, derechistas, izquierdistas, y los “istas” ponen su “ismo” antes y, sobre todo, porque es su creencia organizadora, la misma fe que los ha reunido en el primer lugar. Por lo tanto, para ellos, es el tótem al que todos, incluido usted, debe rendir homenaje, y si no se atreve a inclinarse ante él… o peor aún para desafiar… bueno, entonces los fieles va a hacer lo que deben defender su dioses. Ellos declararán una cruzada en contra de usted.

Entonces, el primer paso: usted dice algo, por lo general sin hacer nada, que algún tipo de “istas” no me gusta, porque desafía sus creencias organizadoras. Paso dos: se dan cuenta. Paso tres: lo catalogaron. Esta listo para la guerra informática. Acoso, avergonzarlo, si eres una mujer, probablemente amenazas más violentas. Pero tenga en cuenta. En todas estas disputas interminables, este ultraje perpetuo, esta seguidilla de violencia electrónica… no estamos luchando sobre nada que signifique algo importante. ¿No es de extrañar, entonces, que la gente este mirando este juego infantil?

Los ingenieros y los MBA que son cardenales y arzobispos de tecno cultura no le van a gustar mi explicación. Ellos lucharán con uñas y dientes, por la sencilla razón de que desafía sus creencias fundamentales sobre el mundo. Después de todo, han organizado sus empresas la forma en que se les ha enseñado a organizar sus mundos. Departamentos “producto”, las divisiones de “ingeniería”, los jefes de “finanzas”, etc.

Organizaciones como las anteriores están dedicados a los objetivos de la era industrial de creciente productividad y eficiencia, la venta al precio más alto y la fabricación con el menor costo. Pero así como una compañía empacadora de carne que se vende contaminada hizo que la gente se enferme, finalmente ver una disminución en las ventas, así también una red social que está infectado con el abuso, inevitablemente verá una disminución en el uso. Pero el abuso es una especie de efecto anti-red, no un hecho positivo, es uno negativo.

Aquí está la base verdadera de la organización. La tecnología como una cultura está fuera de contacto con la realidad que ni siquiera entiende qué negocio es realmente. Eso no es meramente una cuestión de bits y bytes – sino de normas y valores. Por lo tanto, la tecnología ya no se entiende la noción de calidad de una manera significativa en absoluto. “Calidad” no es más que el código libre de errores sino, también la interacción libre de abuso.

Usted puede crear el código más perfecto que existe tecnológicamente  pero si todo se utiliza para degradar sin descanso, matónear, asaltar, atormentar, señalar, pisotear, discutir, gritar a la gente, bueno, es una muy buena señal que la gente no tiene mucho valor. Y eso es un punto central. Cuando se utiliza una tecnología para reducir las posibilidades de las personas, más que para expandirlos, no puede crear valor para ellos. Por el simple hecho es que las tecnologías que nos devalúan no crean valor para nosotros. Cuando las interacciones sociales que crea son pequeñas violencias, entonces podemos decir que la calidad ha caído por debajo del nivel que la gente encontrará beneficio para sí mismo. Tales interacciones se vuelven tóxicas.

Pero el tema del abuso es más sutil, más invisible.

Abuso no surge en el vacío. Una mente sana no necesidad del abuso. Abuso es creador de trauma, y ​​es la mente traumatizada que genera los abusos. Ya sea para exteriorizar, enterrar, escapar de su ira y la frustración – la mente abusada debe purgar que está herido de alguna manera, o se arriesgan a ser roto, escindido por completo.

El hecho preocupante es esto.

Hemos creado una sociedad abusiva. Hemos normalizado, regularizado el abuso rutinario. Estamos abusados ​​en el trabajo, por las mismas reglas, normas y expectativas de nuestros puestos de trabajo, por lo que somos simplemente “recursos humanos”, para ser utilizados. Estamos abusados ​​en el juego, por las industrias que buscan aprovecharse de nuestra inocencia y, literalmente, “objetivo” nuestras debilidades humanas. Vivimos en una sociedad donde tiroteos en las escuelas son la regla, no la excepción, en donde más personas toman antidepresivos

Esta es una época de estancamiento. De sueños rotos y frustradas expectativas. Lo que está estancada no es sólo “la economía” sino nosotros. Nuestras posibilidades y potencialidades, las vidas que debemos vivir. Eso es lo que está creando un gran ciclo de la violencia. El estancamiento es abuso. Y nosotros somos sus víctimas. Nos han engañado no sólo nuestros ahorros, jubilaciones, trabajos, contratos sociales. Pero también somos, en nuestra ira y desesperación, sus ejecutores. Sin fin, al menos en la web social, recogiendo en adelante, la intimidación, riñas, denunciando, indignados, entre sí… por nada significa nada en absoluto. El abusado se convierte en abusador.

Esta es la gran mega tendencia que la web social forma parte: la sociedad abusiva, un gran estancamiento lleva a una ola de ira. La ira y la frustración, si se trata de indignación perpetua o la agresión pasiva de amarga ironía, es quizás característica que define la cultura de hoy. Abusamos entre sí, después de haber sido objeto de abusos a nosotros mismos.

Y es un gran problema en verdad. Sin embargo, apunta a un papel necesario que las tecnologías sociales deben desempeñar para que puedan recuperar su relevancia. Las plataformas sociales más exitosas serán aquellas que revertir el ciclo de abuso que es un producto del estancamiento. Esas heridas son profundas. Y así las heridas continuarán sangrando hasta que sanen. No con vendas, ni con ungüentos. Pero con la gracia, la misericordia, el amor y el significado.

Soñamos que hemos creado una revolución. Pero nosotros no prestamos atención a la gran lección de la revolución. Revolucionaria de hoy es pequeño tirano de mañana. La Revolución Francesa comenzó como un himno glorioso del poder del pueblo. Y culminó en una ola de terror y derramamiento de sangre. Así, también, va toda revolución demasiado arrogante a la historia, incluyendo la revolución digital. Mejor entonces, permanecer en silencio, de atreverse a la furia de la revolución misma. Al igual que todos los revolucionarios impacientes, no entendemos completamente lo que la revolución es. Un desencadenamiento de energías animales que desentraña la misma libertad que busca crear, en caso de no colocar posibilidad por encima del poder.

¿Podemos crear una mejor web? Por supuesto. Pero creo que tenemos que empezar con la humildad, la gratitud, la realidad – no la arrogancia, el privilegio, la ceguera. El abuso no es una molestia, una tontería, una pequeña molestia que “esas personas” tienen que soportar por el gran privilegio de tener nuestras cosas para cambiar el mundo en sus manos sucias.

Si su objetivo es la interacción social, el abuso es tan central a ella como la infección bacteriana es a la venta de carne. Se equivocan, y sólo podría terminar con Twitter en 2015.

Umair Haque

Economista (matador de zombies)

https://medium.com/bad-words/why-twitter-s-dying-and-what-you-can-learn-from-it-

Medium Daily Digest